lunes, 11 de abril de 2011

NO SABES LO BIEN QUE SE ME DA EL MAL.

Es mucho mas fácil comer riquísimo que hacer dieta. Tirarse en el sofá a mirar tele que ir a trabajar.




Es infinitamente más fácil criticar que comprender. Y muchas veces es más fácil arrastrarse por sentimientos de dudosa moral, que elevar las emociones a estados honorables.

Es tanto mas fácil tumbarse al sol al medio día sin más, que untarse todo el cuerpo de protección 50. Tanto más dejar el pie descansando en el acelerador, que estar pendiente de carteles de restricciones de velocidad cada 5 Km.

Evadirse de la realidad es tantísimo más cómodo que enfrentar los problemas.  ¿Y gastar el dinero? Es tanto, pero tanto más agradable que ahorrarlo. El buen vino es tanto más rico que el agua, cruzar la calle sin pensar es tanto más cómodo que mirar para ambos lados y cruzar por aquí nomás, tanto más fácil que caminar hasta el semáforo.

Estar sólo es tanto más fácil que enamorarse. Porque no ir es más fácil que ir. No ver, que ver. No hacerlo, que hacerlo.

 




Y con esto no quiero decir que haya que comer como una bestia, enterrarse en sentimientos de dudosa moral y tumbarse al sol al medio día sin protección, solo digo que es tanto más fácil vivir sin pensar, que vivir proyectando. Perder el tiempo que aprovecharlo. No cuidarse el cabello que cuidárselo. Arrugarse sin más, que ponerse crema todas las mañanas. Es tanto más fácil destruir que construir. Es tanto más fácil levantar el teléfono y encargar una pizza, que hacer una ensalada.

Y sin embargo aquí estoy, cogiendo otra vez el camino más difícil con la firme ilusión de que este sádico sistema de vanaglorio del sacrificio, me lleve a buen fin.

ENSALADA DE ENDIBIAS Y ARROZ (Muy fácil, pero mucho más difícil que pedir una pizza)

Preparas una taza de arroz largo al dente con una cucharadita de sal. Lo dejas enfriar y lo mezclas con: 


-       Dos ramas de apio cortadas en aritos.
-       ½ cebolleta
-       ½ manzana verde cortada en cubitos
-       6 rabanitos cortados en rodajas

Condimenta a tu gusto, a mi me gusta con perejil, una cucharadita de aceite de oliva y un poco de aceto balsámico.

Sírvelo en el centro del plato y alrededor coloca, cual rallos de sol, las hojas enteras de una endibia (condiméntala con especias, sal y aceite de oliva a tu gusto) y un tomate cortado en gajos.

 












Utiliza las hojas como cucharas rellenándolas con el preparado de arroz y disfruta de una comida original y muy fresca.

Ya se que es mucho más fácil comerlo con cuchillo y tenedor, pero al final sentirás mucho más gusto si lo comes así.

Lo dicho, un sádico sistema que, quién sabe por qué, disfraza de difícil las mejores cosas de la vida.

Que aproveche.


10 comentarios:

Humberto Dib dijo...

Hola, Papámba, vine a retribuirte la visita a mi espacio y me encontré con un blog muy interesante y... sabroso.
Me parece genial poder unir blogs que, aparentemente, no tendrían nada en común, sin embargo a ti podrían interesarte mis textos y a mí tus recetas y recomendaciones.
Te dejo un beso y ya me hice seguidor.
Espero que no perdamos el contacto.
Humberto.

chus padin dijo...

Una muy buena filosofía de la vida.
Mi blog trata de las cosas bellas de la vida,la comida bien preparada y condimentada está muchísimo mejor si tiene un toque de belleza artística, no?
Chus

Marina dijo...

Hola Papámba.. apostemos por la vía menos rápida y más placentera. Que buena pinta tiene tu platito.. me lo apunto.. Me encanta tu terracita, seguro que ahí las digestiones son más ligeras. Un beso

Marisa dijo...

Deliciosa y sana receta, gastronómica y de vida. Interesante y creativa forma de comer y vivir.

Saludos.

maria oliver dijo...

fresco, sano, y super apetecible con este calor que ya aprieta!!

un saludito

m dijo...

haces que las letras y los alimentos combinen muy bien
nos seguimos :)

Susana Terrados dijo...

Pues sí, es verdad...es más fácil vivir sin pensar que pensando que se nos gastan las neuronas y vivir sin querer que queriendo que se nos gasta el corazón...pero. Me arriesgo.
Es un plato excelente, te felicito. Te aseguro que lo prefiero a una pizza.
tu entrada de hoy es una delicia, emocional y gastronómica.
Besotes.

LA COCINERA DE BETULO dijo...

A pesar de todo a veces también nos gusta lo menos fácil como este arroz.
Besos.

Corazón de arroz dijo...

Estupenda receta para disfrutar del placer de vivir!!

Doña Bostezos dijo...

Delicioso se ve ese plato y mucho mejor acompañado de esas reflexiones...lindo el post